sábado, 12 de agosto de 2017

Luego de la cena unos masajes 6 Capitulo

Continuamos escribiendo la Novela "Un Amor, una suegra, un pretexto"

Capítulo Sexto

Se abrazaron, Luis Antonio sintió como su corazón se aceleraba al sentir ese hermoso cuerpo, cuidado, bien formado y con un perfume riquísimo, trato de disimularlo pero casi sin poder evitarlo sus labios se unieron en un largo beso que culmino cuando el apartando el cabello de la hermosa mujer de su rostro le susurro-Que linda bienvenida, gracias preciosa; quieres que te ayude a cocinar-No vos descansa, me dijo Marta que venias muy cansado-Es verdad vengo estresado, cada día los paciente exigen más a los terapeutas, como si nosotros tuviéramos la bola de cristal para cambiarles la vida en un instante, cuando no se están dando cuenta que son ellos mismos, los únicos que pueden cambiar sus propias vidas si modificaran algunas actitudes, posturas rígidas y mandatos ancestrales y se amaran un poco más-Tienes razón, también percibo lo mismo cuando brindo mis talleres o terapias y cuando vienen por masajes, siempre están muy contractura-dos, es el estrés que no manejan bien.
De fondo se escuchaba una melodía, mientras Rosana preparaba la cena el le convido una copa de un exquisito vino reserva, algo dulce que tenia en su bodega, rieron, cantaron a dúo una canción de Sandro y luego cenaron juntos; el brindis fue por la vida, por los sueños pendientes.
Esta noche mientras la luna iluminaba la ciudad quitando los mantos negros de algunos edificios Rosana Montserrat y Luis Antonio su yerno, compartían la cena.
La charla fue interesante, a Rosana le habían hecho una propuesta para que viajará al exterior a realizar un seminario de masajes y meditación; propuesta que a Luis Antonio le pareció genial y alentó con entusiasmo.

Luego del Brindis y pasada la medianoche Rosana se ofreció para hacerle unos masajes para eliminar tensiones- Me gusta la idea pronunció en voz baja Luis Antonio, tus masajes me encantan y renuevan. ¿ dónde vamos? Vení pasamos al dormitorio de huéspedes, tengo allí una camilla. 

(Continuara Proximamente, retorne pronto a este blog) comente, comparta, gracias)
Publicar un comentario