domingo, 13 de enero de 2013

Séptimo Capitulo de Un Amor Soñado


Leer anteriores capítulos en este mismo blog.
Al día siguiente Jorge Santoro se reintegro al trabajo en el periódico, al menos estaría ocupado y no pensaría tanto en Federica; al llegar el director lo llamo a su oficina para informarle que estaría a cargo de una investigación periodística, en donde se trataría de conseguir información sobre una posible estafa al fisco de parte del empresario Carlos Armando Lemos-Lemos dice usted, repregunto Jorge al director, el periodista Jorge Alberto Santile-¿Si porque Jorge, porque pregunta, lo conoce?-Bueno debo decir que si, hace pocos días estuve en su mansión presentando uno de mis pinturas donde había reflejado a su propia hija-Pero usted es un profesional, me imagino que podrá llevar adelante esta investigación, sabe muy bien que es el mejor de nuestra redacción en estas cuestiones de estafas al estado-Si me hare cargo, que evidencias o pruebas de base tienen para comenzar a trabajar, se que cada vez que emprendemos una tarea de este nivel, algún fiscal ya esta trabajando en el caso, estimo que será así-Exacto estimado periodista, esta misma tarde su compañero de tareas Julián Pérez le hará llegar información; despreocúpese por los viáticos, están cubiertos, si usted debe viajar o alguna otra cuestión para conseguir evidencias cárguelas en la cuenta mía, que tenga usted buen día y éxitos-Jorge Santoro salió de la redacción sabiendo que su vida por unos días se tornaría más complicada, la pintura tendría que esperar, llamaría a Federica Lemos para informarle, que demoraría por cuestiones laborales en pintar su cuadro, tomo el celular, llamo y la voz de Roberto, la nueva pareja de la joven respondió su llamado-Si quien habla, pregunto Roberto-Habla Jorge Santoro, justamente quería hablar con usted, se lo pensaba comentar a su novia Federica, pero se lo digo directamente a usted; por razones laborales no voy a poder realizarle el cuadro que usted había solicitado-Pero que pena…Bueno contrataremos otro profesional, se lo comentare a Federica, tenga usted buenas tardes-Quizás sea un buen momento para olvidarme de este amor, que apenas fue un sueño, pensó el periodista y tomo el primer colectivo que paso para volver a su casa; esa tarde, antes de comenzar con la tarea iría a la playa, necesitaba el contacto con el mar, quería ser ola, roca y sal, para olvidar que era Ser humano y sensible, para imaginar un futuro diferente; pero la vida tiene esa coincidencias Federica junto a tres amigas esa misma tarde se habían propuesto tomar sol en la misma playa (continuara)

Publicar un comentario