lunes, 21 de enero de 2013

Décimo Octavo del libro "Un amor Soñado"


La luna jugada con las sombras de los edificios cuando Jorge y Roxana se amaron por primera vez, ella se sintió la mujer mas amada y el volvía ha creer en el amor; el sol del amanecer les acaricio el rostro por el ventanal entreabierto y Jorge luego de una ducha le trajo el desayuno a la cama, mientras se deleitaban con el manjar de tostadas con mermelada y manteca el le tomo la mano y le agradeció por hacerlo sentir plenamente un hombre; había tenido dos parejas anteriores y siempre creyó que nunca mas podría creer en el amor, hasta esta noche donde te sentí de una manera tan especial y si me permitís expreso Jorge, quiero ser tu pareja, comenzar algo nuevo, vivir….esa es la palabra-hay Jorge que hermoso lo que decís, sabes amor, en muy poco tiempo me di cuenta que te amaba y me parece hermoso darnos una oportunidad

(continuara)

Publicar un comentario